Lo Último

Fecha publicación: miércoles, mayo 11, 2016
Publicada por Neza Panorama Informativo

LA JUSTICIA DE PEÑA


*Los Hermanos Loyola 
*Catorce y son Quince
Por Rafael Loret de Mola
- - - - - - - - - - - - - - - -
El concepto de justicia para el señor enrique peña nieto no ha variado gran cosa respecto al de sus antecesores: es necesario –dice- esforzarse –en el gobierno, supongo, porque abajo se sufre de lo contrario-, para que a las mayorías se les “acerque” a la misma. Esto es una rotunda confesión de parte: si tal es indispensable, en términos retóricos, significa que en el presente no es así y, por ende, se deduce las dimensiones de un engaño superlativo en contra de una ciudadanía en estado de indefensión.
De existir la justicia –no puede reconocerse que sólo es selectiva porque tal aserto derribaría al estado de derecho-, los no pudientes, abandonados a su suerte, no reclamarían el privilegio de la duda ni indagatorias profesionales más allá de los lugares comunes y la fabricación de culpables para exonerar a quienes cuentan con recursos para desviar la atención de quienes aplican la célebre “ley de Herodes”, esta es “o te chingas o te jodes”. Más vale en condiciones así no levantar siquiera la cabeza, lo mismo que en los estados fascistas, porque con ello se puede caer en los oscuros escenarios de la tortura como han apuntado, sin cesar, los visitadores de la Organización de las Naciones Unidas, exhibiendo las prácticas inhumanas aplicadas a los presuntos responsables de un delito para que confiesen hasta otros que ni siquiera están relacionados entre sí. 
Lo curioso del asunto es que el torpe, tuerto gabinete de seguridad nacional –a veces creo que sus funciones son para actuar en contra de la soberanía hasta la declaración del “estado fallido”-, reconoció catorce casos escandalosos de tortura y pusieron los expedientes en manos del observador internacional quien, al llegar a Nueva York de retorno, dijo haber sido “presionado” por las altas autoridades –castrenses, policiacas e incluso diplomáticas-, para que modificara su versión y aligerara así la mala imagen del gobierno mexicano en esta cruda etapa de genocidios y secuestros interminables.
Juan Méndez, relator de la ONU, fue objeto, luego de sus declaraciones sobre la prevalencia de la tortura en las cárceles mexicanas, de descalificaciones y quejas por parte de nuestro gobierno cuyos voceros insistieron haber aceptado sólo “catorce casos” en los que pudo darse algún tipo de presión psicológica o física. Pero el funcionario internacional no cedió un ápice, se mantuvo firme e insistió en las “presiones” –acaso se cuidó, conocedor del lenguaje diplomático, del término “amenaza” que habría dado cauce a otra conducta por parte de la propia Organización-, del gobierno peñista y en la ausencia de procesos justos apegados a los lineamientos universales que, por ejemplo, no respetan, ni mucho menos, los custodios de Guantánamo quienes desfogan su odio contra los fundamentalistas sin limitarse en humillaciones y torturas. Desde luego, queda muy claro, nuestro país no es exclusivista del tema pero sí recurrente pecador. 
Lo anterior se dio el 2 de abril de 2015 y antes de que finalizara el mes, el señor peña decidió aprovechar la entrega del “informe” sobre la justicia en México con la participación de diecisiete instituciones académicas del país y en el que, entre otra cosas, se puntualiza que México ocupa el lugar setenta y nueve entre noventa y nueve países estudiados en la materia –es decir muy cerca de la cola y muy lejos de la vanguardia-, motivo que quizá le dio un respiro a quienes esperaban una evaluación peor. Fue, en este marco, un tanto kafkiano, cuando el mandatario federal en funciones recurrió a la retórica.
Jugando con las palabras, siguiendo las líneas demagógicas que le dicta su asesor Aurelio Nuño Mayer, también secretario de Educación, peña nieto cayó en el viejo discurso de aplicar justicia a las mayorías –señal de que NO la tienen-, porque ésta se encuentra “rezagada, olvidada y en muchos casos rebasada”... supongo que por los poderes fácticos, concluye el columnista. Y no fue todo, sino que puntualizó: “en la praxis –es decir en los hechos-, esta justicia suele ser excluyente, lenta, compleja y costosa”. 
Una larga secuencia de calificativos para subrayar que, en efecto, estamos muy alejados del equilibrio social en la materia y que hay cotos de impunidad tan graves como la ausencia de gobierno en esta época de crímenes insostenibles, acaso no pocos generados desde el propio poder político o reducidos a las cenizas por éste como el caso terrible del médico Rodolfo Torre Cantú, infamado por su hermano Egidio con tal de obtener y conservar una gubernatura espuria con una abstención ¡del ochenta por ciento de los empadronados!
Magnicidios, genocidios, secuestros, extorsiones de todo tipo y una displicencia pública patológica, exhibida además mundialmente desde septiembre pasado cuando se conoció la matanza de Tlatlaya –ocurrida el 30 de junio de 2014-, y estalló la brutal represión en Iguala dando cauce a un conflicto, convertido en global, por las desapariciones forzadas de cuarenta y tres normalistas cuyos padres recorren diversas ciudades, incluyendo los Estados Unidos y Canadá –señal que evidencia el apoyo financiero de mexicanos muy pudientes y hartos de la administración federal-, con el justo temor de que los muchachos estén esclavizados en las minas de oro de Iguala o en los laboratorios de cocaína dirigidos por mafias como “Guerreros Unidos” y “Nueva Generación”, una parvada de jovencitos violentísimos cuyas patologías tienen como origen, dolorosamente, la desesperación y la desesperanza. ¿A quiénes culpamos con ellos? ¿A cuántos estallan o al gobierno mentiroso y vil que les niega oportunidades de trabajo dignas?
Ya lo observé en Ciudad Juárez en los lindes con El Paso, Texas, desde donde puede atestiguarse la miseria desde residencias de lujo. Es la colonia Anapra, fundada por los algodoneros en la época de los setenta del siglo pasado, y desde donde suelen originarse los túneles binacionales por donde cruzan las drogas y los capos aprovechando que las humildes chozas resultan extraordinarios camuflajes. En ocasiones hay mayor lujo en los andenes subterráneos que en la superficie atosigada, además, por la contaminación incesante de cementeras ubicadas al otro lado desligándose de cualquier ley mexicana y riéndose de las constantes peticiones de evitar las emulsiones mortales que respiran los humildes. ¿Puede entenderse, en esta perspectiva, los porqués de la rebeldía de los jóvenes cooptados por las mafias antes de que lleguen los soldados a hacer lo mismo?
La justicia para ello es temporal:
--Ya sé –me dijo uno de los distribuidores de drogas en Juárez-, que a mí o me entancan o me entumban... pero mientras me la pasaré a toda madre. ¿O qué quiere? ¿Qué viva sesenta años entre ese polco que destruye por dentro? Bueno, sesenta años es un decir porque nadie por allí alcanza esta edad. 
Lo comprendí aunque en mi interior me negaba a aceptarlo. Hoy no lo sé a la vista de la brutal pasividad de las autoridades, incapaces de buscar salidas para esos infelices, lo mismo en el sur, allá en Guerrero, en donde la ausencia de gobierno se ha convertido en el gran detonador de la furia y de los cárteles que, por supuesto, tienen vía expedita para entregar oro a los grandes compradores –el noventa por ciento extranjeros-, o bien cocaína para el mercado estadounidense. Por ello el interés en esta región en donde será muy complejo realizar elecciones a menos de que alguno de los “capos”, disfrazado como los abarca de Iguala, se disfracen de políticos de izquierda para, además, infamas a ésta y a sus iconos que ni siquiera investigan sus antecedentes antes de exaltarlos como prohombres valientes y valiosos. Eso le ocurrió a Andrés Manuel y por tal ha optado por mantenerse al margen para evitar vergüenzas tales como la repulsa de los padres de los sacrificados de Ayotzinapa cuando les tendió, muy tímidamente, la mano. 
Sí, la justicia es selectiva. Lo supe, con claridad, en noviembre de 2012 cuando se me negó atención consular, en Madrid, bajo infundios que después cayeron por los suelos; y, sin embargo, pese al reconocimiento de una mujer esquizofrénica sobre que ella se había infringido heridas menores de las que me acusaba a mí, la jueza que atendió el asunto, en ausencia y en un doble juicio contrario a los derechos humanos elementales, se atrevió a denunciarme acaso acicalada por la representación mexicana en España. Todo se dio bajo la férula del entonces embajador Francisco Ramírez Acula quien sirvió así a su santón, calderón, tratando de humillar al escritor que le denunció por su alcoholismo. Así se las gastaba el miserable que hipócritamente viajó, una sola vez, en clase turista para alentar las ínfulas de su hermana, “La Cocoíta”, quien insiste, por segunda vez bajo el aliento del “jelipe”, en buscar la gubernatura de Michoacán.
Yo no creo en la justicia mexicana; ¿y ustedes, amables lectores?
Debate
Los hermanitos Moreira, en Coahuila, tenían una afinidad: ambos eran del PRI si bien Rubén amenazó a Humberto con saltarse las sogas y encabezar una alianza opositora si “su” partido no le hacía candidato a pesar del mal olor causado por la sucesión en familia con la madre de ambos en calidad de promotora electoral. Otros, los Mendoza Ayala fueron creciendo y mudando de partido como les fueron llegando las “oportunidades” al grado de que Rubén, quien falleció hace unos días, compitió, abanderando al PAN, con peña nieto en pos del Palacio de Gobierno mexiquense. Antes fue priísta y terminó siendo perredista.
Así florecen algunas familias políticas en el México de hoy. El caso más reciente y de mayor alcurnia se da en Querétaro en donde Roberto Loyola Vera buscó por el PRI convertirse en gobernador de la entidad que ya gobernó su hermano Ignacio, entre 1997 y 2003, en calidad de panista revoltoso y respondón. Y Roberto, el priísta, se fue de bruces con una derrota de órdago. Recuérdense los altercados de Ignacio con el “sub Marcos” –hoy “Galeano”-, durante el célebre recorrido “por la tierra” de los neozapatistas, incluyendo al “sub”, que culminó con el drama de un motociclista atropellado, por la imprudencia del conductor del autobús que llevaba a la comandancia del EZLN, a la altura de San Juan del Río.
Pues bien, Roberto, el priísta de la sonrisa fácil, comenzó a hacer de las suyas desde que fue alcalde de la capital de su estado: cuenta con treinta y un inmuebles a su nombre en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio. Sus oponentes, en conjunto, cuentan con nueve más lo que exhibe que en esta región no hay político pobre porque tal sería, de acuerdo al extinto profesor Carlos Hank González, “un pobre político”. Y bien que lo sabe el actual mandatario queretano, Francisco Domínguez Servién, panista.
Políticos, de todos los partidos, sin autoridad moral y surgidos para asegurar los negocios de familia –sin importar militancias-, sólo pueden convocar al desprecio y a la abstención. Qué se escuche, entre todos los estados, en Oaxaca y Zacatecas.
La Anécdota
El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, tuvo la feliz idea de viajar a Tamaulipas, en donde pueblos enteros se han convertido en fantasmas por la incesante guerra entre “Los Zetas” y el “Cártel del Golfo” como rivales principales –sin desdeñar a otros grupos vigorosos de criminales-, para asegurar que se está avanzando en la lucha contra la violencia. Y afirmó que ello se comprobaba por el hecho de haber aprehendido a catorce delincuentes.
Entre las butacas, surgió un grito:
--¡Y con quien tienes a tu derecha son quince!
Osorio volteó hacia su diestra para observar el taciturno rostro de Egidio Torre Cantú, el gobernador que llegó al poder pisoteando la sangre de su hermano Rodolfo en 2010. Este es el México del horror que no parece tener techo mientras lo toleremos.
- - - - - - - - - - - - - - - -
E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com
Búsquenos en Facebook con VIDEOS y MENSAJES cada día.
LO RECUERDO MUY BIEN, EL ABOGADO ENRIQUE MENDOZA, QUIEN FUERA DEFENSOR DEL INGENIERO JORGE DÍAZ SERRANO, UNA VÍCTIMA DE miguel de la madrid, ME ASEGURÓ: “EN MÉXICO LA LUCHA DE CADA MEXICANO ES POR EVITAR CAER EN LA CÁRCEL SIENDO INOCENTE”. HAN PASADO CASI TREINTA AÑOS DESDE ENTONCES... Y peña nieto SIGUE LA RUTA DE LA JUSTIFICACIÓN Y EL PRETEXTO. 
- - - - - - - - - - - -

Editor

Publicada por Neza Panorama Informativo en miércoles, mayo 11, 2016. Archivada en , . Sigue nuestras publicaciones vía RSS RSS 2.0. Apóyanos para mejorar. Deja un comentario.

Por Neza Panorama Informativo en miércoles, mayo 11, 2016. Archivada en , . Sigue nuestras publicaciones vía RSS RSS 2.0. Deja un comentario

0 comentarios for "LA JUSTICIA DE PEÑA"

Leave a reply

Más vistos