Lo Último

Fecha publicación: martes, febrero 23, 2016
Publicada por Neza Panorama Informativo

AUTODEFENSAS DE NUEVO


*El Derrumbe de PEMEX
*Virgilio, el Correlón
Por Rafael Loret de Mola
- - - - - - - - - - - - - - - - -

La interrogante de una lectora amiga me cimbró profundamente aun cuando tengo mis dudas acerca de los personajes mencionados: ¿Cómo es que Marcos –o Galeano, en el retiro aparente-, está libre y el doctor Juan Manuel Mireles Valverde permanece detenido desde el 27 de junio de 2014? El primero, como sabemos, declaró la guerra al gobierno y, por ende, al ejército, su brazo armado, y guerreó durante once días luego de la histórica toma de San Cristóbal de las Casas en donde apenas se dispararon unos cuantos cartuchos. Luego, de manera unilateral, el perverso carlos salinas –quien, por cierto, aceptó ante la televisión estadounidense que ejerce importante influencia sobre el gobierno peñista-, ordenó el cese al fuego y retiró a la soldadesca hacia puntos estratégicos que rodeaban los campamentos de los subversivos.

Al respecto tengo dos versiones encontradas:

1.- Un elemento de alta graduación dentro de las Fuerzas Armadas, me confió que los soldados y reclutas enviados a las cañadas con el propósito de reducir al EZLN, temblaban en las trincheras porque nunca habían enfrentado una situación semejante, esto es de confrontación de verdad. Por ello les resultó imposible reducir a unos cuantos “ladinos” –como ellos mismos se nombraban-, enfebrecidos y motivados por la idea de romper las cadenas de su marginación y el oprobio de la miseria derivada de lo anterior. 

2.- El ahora extinto Manuel Camacho Solís, ya con Ernesto zedillo en la Presidencia, me hizo una revelación sorprendente acerca de su primer encuentro con los militantes del EZLN, en su condición de Comisionado para la Paz en Chiapas y con motivo de la liberación del general Absalón Castellanos Domínguez, ex gobernador chiapaneco, a quien los neozapatistas aprehendieron en su rancho “El Momón”, cerca de Las Margaritas, en la primera jornada de la rebelión; cuando lo soltaron, por cierto, se le estigmatizó diciendo que viviría hasta el fin de sus días –ahora tiene ya noventa y dos años-, con “la vergüenza de haber sido perdonado por quienes tanto agredió”.

Camacho, como si fuera un cronista, me dijo:

-Iban –los neozapatistas- con ropas humildísimas, de manta pero como si fuera propia de costales. Además, el noventa por ciento de ellos portaba, con mucho orgullo, rifles de palo, obviamente sin capacidad alguna para contrarrestar al armamento de las Fuerzas Armadas a las que habían enfrentado sin la menor gloria para los uniformes militares. El propio Marcos reveló que no podía entender cómo había resultado todo tan sencillo... pero así fue. 

Hay otras dos interesantes versiones acerca del primer núcleo del neozapatismo, diez años antes del estallido, esto es en 1984. Y recalan en el papel de los salinas de Gortari, carlos y raúl –los “dueños del circo” como explica la rola norteña-, antes del alzamiento:

1.- El hermano mayor, raúl, junto con otros condiscípulos, entre ellos César Augusto Santiago –quien fue esposo de María de las Heras una de las encuestadoras con cierto prestigio en el país y fallecida en agosto de 2012, incursionó por Las Cañadas para realizar “tareas de campo” que hicieran culminar sus estudios. César Augusto, actualmente abogado general de la Comisión Federal de Electricidad y en el pasado reciente interlocutor de Roberto Madrazo durante su precaria candidatura presidencial de 2006, nació precisamente en San Cristóbal de las Casas y conocía muy bien el terreno que pisaba.

Tanto raúl como César, y otros más, permanecieron varios meses en la selva sin que se conociera, a precisión cuanto hacían ni pudiera adivinarse que aquellos territorios habrían de convertirse, tras diez años de preparación –los mismos que pasaron desde las excursiones de los sujetos mencionados-, en semillero de guerrilleros con apariencia de ser tan fuertes como el ejército... aunque coparan a los soldados con armas falsas, de palo. 

2.- Un año antes, en Los Pinos, fue recibido el célebre guerrillero guatemalteco “Gaspar Illón”, en realidad hijo del Premio Nobel de Literatura, Miguel Ángel Asturias, quien le bautizó así para rememorar al personaje central de su obra emblemática, “Hombre de Maíz”. Nadie ha explicado, hasta hoy, cómo es que carlos salinas lo tuvo como su huésped, alejado de cámaras y miradas escrutadoras, precisamente en la residencia oficial, cuando aún en el país vecino se vivía el horror por los duros tiroteos entre los subversivos y los miembros del ejército. 

Ni siquiera alegó, lo cual resultó muy significativo, su presunta pretensión de intervenir como mediador en el conflicto guatemalteco aun cuando hubiese el peligro de que la fuerza rebelde del sur pudiera extenderse, por razones geográficas e ideológicas, hacia México. Desde luego, no sucedió así porque el EZLN ya estaba entrenado -¿por los guatemaltecos y algunos etarras refugiados en nuestro país y luego extraditados a su España hondamente dividida?-, y listo a aparecer con tanta sorpresa que pudieron dar aviso a los corresponsales extranjeros, y a unos pocos mexicanos, de que habrían de tomar San Cristóbal en el amanecer –algo así como la dos de la mañana-, de 1994. El propio salinas festejaba en Los Pinos, sin la menor preocupación al respecto –pese a haber sido alertado tiempo atrás-, y el entonces secretario de Gobernación, el chiapaneco Patrocinio González-Blanco Garrido, hacía lo propio muy cerca de la ciudad “asediada” sin la menor preocupación. Una semana después fue cesado y ya no tuvo carrera política alguna.

Por cierto, es curioso que los neozapatistas optaran por secuestrar al general Absalón y no a Patrocinio, quien igualmente estaba en su rancho, dada la importancia del segundo en aquel momento álgido y su cercanía, en condición de facto como “jefe del gabinete”, con el señor salinas, el maquiavélico operador.

Con tantas evidencias –hablamos de hechos, no de especulaciones-, nadie ha osado acusar, salvo este columnista, a los hermanitos salinas por la bien montada parodia que todavía no termina con intermitentes actuaciones que, por cierto, no se dieron con la visita del Papa hace una semana. No hubo un solo pasamontañas entre las etnias convocadas ni tampoco el menor intento de cercanía con los sublevados que van y vienen excepto la singular visita a la tumba de Samuel Ruiz, en la catedral coleta, a quien se consideró durante largo tiempo “padre de la nueva revolución”. Ruiz, por cierto, fue siempre descalificado por el Nuncio Girolamo Prigione y, por ende, por El Vaticano mientras se mantuvo al frente San Juan Pablo II –un debe más a la historia del “papa polaco-mexicano”-. 

A Mireles no le fue tan bien. En enero de 2014 fue llevado, a la fuerza, en un extraño viaje aéreo que no culminó porque, al aterrizar, cerca de Zicuirán, el piloto del aeroplano perdió los controles con tan buena suerte de que sólo el doctor Mireles resultó con serias secuelas en la cabeza que le obligaron a solicitar a los suyos deponer las armas. Luego, casi seis meses después, fe arrestado por negarse a dejar su arsenal porque su gente no quería hacerlo al observar la recurrencia de los agravios de los grupos de delincuencia mayor, “La Familia Michoacana” sobre todo, unidos a los del ejército destinado supuestamente para el salvamento y no para la toma de botines al lado de los agentes federales. Un caos absoluto que todavía no termina con el renacer de “La Nueva Familia” a la que tampoco se encontró el Papa Francisco en su periplo por Morelia, la ciudad sitiada por el mal gobierno y los contubernios con los “capos”.

Sí, hay cuestiones que saltan a la vista. Y una de ellas es la gracia obtenida por Marcos-Galeano y el flagelo que azota a Mireles cuya intención primera fue la de enfrentar a quienes saqueaban sus comunidades, la propia y las cercanas, afrentaban a las mujeres, secuestraban a los varones y no tenían siquiera piedad de los niños. Sacó las armas en defensa propia y muchos le siguieron. ¿Por eso con él se agiganta el castigo?

No hay paralelismo posible salvo si encontramos, años después –como las “cartas privadas de Juan Pablo II”-, la más turbia de las alianzas del salinato trágico aún vigente. 

Debate

Uno de los favoritos del señor peña, Emilio Lozoya Austin, maestro en Administración Pública y Desarrollo Internacional por la Universidad de Harvard, claro, es señalado como uno de los grandes responsables de la debacle de PEMEX o más bien de la estrategia consumada para liquidarla a precios de oferta a costa de hacerla vulnerable, sin apenas mantenimiento de sus instalaciones, a los escarceos de los esquiroles árabes que abaratan y suben los precios cómo les viene en gana, y acaso para justificar su privatización ahora que vale un tercio de su valor considerando el momento del inicio de la debacle, precisamente al fin de la administración zedillista y gracias al talento entreguista de Luis Téllez Kuenzler quien, por cierto, fue designado uno de los asesores para las transacciones de la paraestatal... con efectos de liquidación. Vaya pareja de traidores.

Por cierto, Lozoya Austin es primogénito de Emilio Lozoya Thalman, uno de los integrantes del conocido grupo de los “toficos” –“Uy... qué ricos”, del que formaron parte, en Harvard naturalmente, carlos salinas y Manuel Camacho Solís aunque éste, sin tantos recursos por ser hijo de un militar asesinado, estaba becado-. Los tres se juntarían, allí mismo, con el célebre joseph-marie córdova montoya, fraguador de magnicidios a la sombra del salinato trágico. Las familias se integran al conjuro del poder. ¡Y los dejamos llegar los mexicanos! Lo peor: ¡Todavía mandan y asesinan! También desmantelan las principales fuentes de ingresos del país.

Me temo, y mucho, que hay mar de fondo. ¿No será lo narrado explicación suficiente sobre el verdadero propósito de estos personajes nauseabundos, acomodados dentro del régimen peñista: esto es el andar hacia el estado fallido? Así parecen indicarlo los terribles resultados en un México que sigue siendo desmemoriado. 

La Anécdota

La visita de Francisco me permitió protagonizar un incidente. Al lado mío en la Basílica de Guadalupe, en apariencia en busca de la salida –cómo los mexicanos bien nacidos exigen-, antes de la llegada del Pontífice, por el pasillo y mostrando su engolado cabello que tanto repele, Virgilio Andrade Martínez, titular de la Secretaría de la Función Pública designado para exonerar a la familia presidencial de su ambición desmedida, pretendió dejarse ver hasta que mi voz le detuvo:

--¡Vamos a ver hasta cuándo, señor Andrade!

--¿Hasta cuándo qué?, respondió sorprendido.

--Hasta cuándo cumple con su trabajo...

--En eso estamos.

No pude contenerme, y sin levantarme de mi asiento, le grité entonces ante la sorpresa de quienes parloteaban cansados de la larga espera:

--Es usted un corrupto...

--Ay, por favor no me diga eso...

--Lo repito y en su cara –alegué sin levantarme-: ¡corrupto!

El tipejo pretendió tocarme la espalda y le hice una seña para que se alejara... y se fue balbuceando:

--Bueno, cuando menos me saludó.

Fue acaso una seña que ustedes sabrán interpretar. 
- - - - - - - - - - - - - - -
E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com
Búsquenos en FACEBOOK con VIDEOS y MENSAJES cada día.
Los cobardes siempre corren a guarecerse. No importa cuán elevado sea su cargo y su posición perentoria. Acaso ignoran que los cargos públicos pasan como un relámpago; y que después viene la sentencia social y la repulsa. México está aprendiendo todavía a salpicar los rencores acumulados a la cara de quienes los han propiciado. Por eso le lancé el azote a la cara de Virgilio Andrade Martínez: ¡CORRUPTO! 
- - - - - - - - - - - -

Editor

Publicada por Neza Panorama Informativo en martes, febrero 23, 2016. Archivada en , . Sigue nuestras publicaciones vía RSS RSS 2.0. Apóyanos para mejorar. Deja un comentario.

Por Neza Panorama Informativo en martes, febrero 23, 2016. Archivada en , . Sigue nuestras publicaciones vía RSS RSS 2.0. Deja un comentario

0 comentarios for "AUTODEFENSAS DE NUEVO"

Leave a reply

Más vistos