Lo Último

Fecha publicación: martes, abril 07, 2015
Publicada por Martín Flores Contreras

PLATAFORMA ELECTORAL (UNA AGENDA LEGISLATIVA INDEPENDIENTE MÍNIMA PARA ENFRENTAR LAS CRISIS)

Por Eduardo de la Torre

Introducción

Quizá la transición a la democracia en México ha sido la más larga de todo el mundo contemporáneo, más allá de la vertiente formal que se encuentra plasmada en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos desde 1917; por supuesto que este debate se extendió durante todo el siglo XX, además como una parte de aquella se incluyó la discusión entre la dicotomía sobre un país real y un país legal. Empero, regresando al tema sobre la democracia política por la cual no existe consenso de cuando inició el proceso democrático entre los investigadores y académicos, quienes difieren si fue en 1963, 1968, 1977, 1988, 1991, 1996 y 1997; pero independientemente de esas fechas la alternancia se produjo en el año 2000.  

En el pasado inmediato, la alternancia vino con el cambio de siglo y de milenio, de lo cual las y los mexicanos pensamos que ese hecho traía una transformación del régimen político y no una simple alternancia que dilapidó el “bono democrático”, y al país se le condenó a la mediocridad política, económica y social; pero esa no fue la herencia de la alternancia, sino que para el nuevo grupo gobernante le fue imposible diseñar una agenda para que la democracia fuera gobernable.

En esos doce años, los partidos políticosreplicaron la cultura política del PRI, además dejaron de ser democráticos, críticos, opositores, ciudadanos, propositivos, alternativos, en fin; hay que decirlo claramente, el “fango democrático” en el que habitamos fue creado por el propio subsistema de los partidos políticos, y quienes son los únicos responsables del regreso del PRI al poder ejecutivo; y cuyos responsables son el PAN y el PRD, debido a los siguientes hechos: 1.- la priízación del PAN y el PRD; 2.- la política mexicana no privilegia el interés público, sino los intereses particulares y de grupo; 3.- Del año 1997 al 2015, los partidos políticos han recibido 58.2 mil millones de pesos en prerrogativas federales, ello de acuerdo al INE[1], y aproximadamente en las locales podrían ascender a 30 mil millones de pesos; lo que podría darnos un total de 88 mil millones de pesos (por ejemplo, en el año 2011 nuestra democracia gastaba 244 pesos por voto, mientras en Brasil sólo 4 pesos), dinero público que no fomentó una cultura política democrática, sino clientelar, corporativa y fundamentalmente se dedicó a crear siervos electorales; 4.- Tener un partido político en México, significa tener el mejor negocio familiar con costo al erario público: los González (PVEM), los Delgado (MC), los Anaya (PT), los exGordillo (Panal), los López (Morena), Los Chuchos (PRD), los Madero (PAN); 5.- Estos partidos políticos en los últimos 25 años han hecho reformas electorales, sin modificar el andamiaje institucional para arribar a una democracia política plena; hoy celebramos que se cuenten bien los votos por el INE pero no de cómo llegan los votos a las urnas, particularmente de: la compra del voto, las clientelas, las prebendas, los programas sociales, la injerencia de los gobiernos estatales y municipales; en fin, es existe una frágil democracia.

Con el regreso del PRI al poder ejecutivo se propuso instrumentar el “Pacto por México”; con lo cual, los partidos políticos entraron a una nueva fase sistémica gubernamental, ésta respondió en primera instancia a un gobierno de minoría como fue el del PRI en 2012, basta recordar que ganó con el 38% de la votación total, fue así como el 33% de la coalición de izquierda y el 25% del PAN, contribuyeron e intentaron dotarle de una nueva gobernabilidad al país; algo que no se ha cumplido del todo, ya que los archipiélagos de ingobernabilidad, hoy se están expandiendo por el país, puesto que ya no sólo es Michoacán, sino que también se suman: Tamaulipas, Guerrero, Oaxaca, Estado de México, Jalisco, etc.

Dentro del mismo impulso reformista, el regreso del PRI está significando una vulneración del federalismo; reflejado más con sus acciones gubernamentales, particularmente con el presupuesto se están reconcentrando las funciones del gobierno federal, hecho financiero que avanza de igual manera y en el mismo proceso para desactivar a las que “eran” las oposiciones anteriormente referidas, es decir, la división que sufren el PRD y el PAN, cada vez más los aleja del poder político; asimismo,  frente a la desafección ciudadana que los deja como los nuevos satélites del PRI, al no significarse y definirse como una oposición política crítica, moderna, que civilice a este país; sino todo lo contrario, la parte sistémica también la asumieron plenamente al esforzarse cotidianamente en parecerse a su anterior adversario: el PRI. Donde ya no hay diferencias en la forma y estilo de hacer política, ya de las ideologías pues ni hablar (solamente un despistado puede hablar de ese término hoy en día), puesto que se han vaciado de significado; el pragmatismo es lo que reina actualmente en la política mexicana.

Los 7 Ejes de Podemos Ciudadanos Democráticos

Dado lo anterior, hoy nuevamente la ciudadanía tiene que replantearse una agenda de cambio político y de reconfigurar la transición a la democracia mexicana, y por supuesto que ya no es por la vía de los partidos políticos, porque todos están cooptados, ello como resultado del “Pacto por México”, que significó su liquidación como entes opositores; la única y real oposición en el país para el 2015 serán las candidaturas ciudadanas[2], éstas serán parte de una agenda pública amplia para reducir la desconfianza social hacia la política, los partidos y los congresos.

Considero que frente a lo que sucedió en Ayotzinapa, que en el fondo del asunto está la grave violación de los derechos humanos, la cual echó por la borda 46 años de firmas de tratados internacionales, de reformas constitucionales,  de la creación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, hasta el convenio de colaboración entre México y la Unión Europea que entró en vigor el 2 de julio de 2000, donde en una de sus cláusulas establece que se deben respetar los derechos humanos, si México pretende acceder a los recursos económicos de la Unión Europea; todo esto redujo nuevamente al país para que lo identificarán como “México Bárbaro”, dicha denominación se acuñó hace más de 100 años. Este es el mayor retroceso de cualquier gobierno mexicano.

Continuando con la línea de interpretación anterior, los efectos sociales del caso Ayotzinapa, no se pueden identificar con el concepto gramsciano de “crisis”, ésta definida por el teórico marxista italiano como: “la crisis consiste justamente en que lo viejo muere y lo nuevo no puede nacer”; y lo “viejo” no muere porque en el interior del sistema político mexicano y particularmente en el subsistema de partidos políticos, lo “viejo” sigue siendo lo que le da forma y consistencia a este sistema político, sustentado en el cemento de la sociedad política que es la corrupción, la cual se le vincula con la complicidad y la impunidad; y por supuesto lo “nuevo no puede nacer”, porque lo “nuevo” son las manifestaciones de rechazo, de indignación y hasta de violencia por parte de la sociedad; empero aún, no se desdobla de la protesta a la propuesta.

Probablemente ya pasamos una primera fase, que bien podría ser una crisis de legitimidad hacia las autoridades de justicia y hacia el gobierno en general, por cierto aquellas presentan un “cansancio crónico”, ya que la sociedad mexicana no le otorga credibilidad y ni confianza a sus funciones y sobre todo a su narrativa; pero ¿por qué está pasando este rechazo hacia las autoridades?, pues bien, el gobierno mexicano actúo en el caso de Iguala de la misma manera que ha actuado en décadas anteriores, pensaron que era un asunto de “operatividad política”, de reducirlo a un asunto menor, es decir local, y no de concepto.

La segunda fase se tradujo en una crisis de gobernabilidad, la que se podría reducir a la nulidad de resultados por parte del gobierno federal, quien tradicionalmente puso todo para intentar encontrar a los 43 normalistas; por lo que al menos en el sistema de procuración y administración de justicia la crisis ya es sistémica, donde los ministerios públicos o fiscales, jueces, y policías son el problema y no la solución, más allá de la corrupción, todos ya están “cercados” por los grupos criminales; por eso están frente a las presiones internas y externas, lo que ya prácticamente desdibujó al poder judicial. 

Lo anterior, después de conjugarse la crisis de legitimidad y crisis de gobernabilidad, puedo definir que lo que está experimentando México es una crisis del Estado mexicano, donde el orden no se rige por la ley, sino por y desde el poder político, a través de los “arreglos, pactos, amarres” de manera cupular, que son opacos y discrecionales; cuyo resultado es el debilitamiento de las instituciones mexicanas desde el propio Estado, el cual perdió su razón de ser, que es dotarle de seguridad a sus ciudadanos a través del ejercicio del monopolio legítimo de la violencia; esto traducido en la ineficacia de sus policías hasta llegar al funcionamiento del poder judicial, éste es el centro del debate actual, porque el grave problema reside en nuestro efímero Estado de Derecho y en la cultura de la ilegalidad.

Por otra parte, de las 11 reformas estructurales que impulsó el actual gobierno federal, todas presentan un problema de implementación, desconocimiento de la geopolítica, como en el caso de la reforma energética y de telecomunicaciones; además de autosabotaje gubernamental al hacer una reforma educativa parcial y cediendo espacios institucionales ante los profesionales del chantaje, lo cual demuestra una enorme inexperiencia política y sobre todo gubernamental; en el caso de la fiscal y la hacendaria el efecto inmediato fue el nulo crecimiento económico y la devaluación del peso en un 23%; y finalmente una reforma político-electoral que consolida la partidocracia.

Podemos Ciudadanos Democráticos después de realizar un diagnóstico nacional, propone impulsar una Sociedad Decente, tal y como lo conceptualizó AvishaiMargalit “¿Qué es una sociedad decente? La respuesta que propongo es, a grandes rasgos, la siguiente: una sociedad decente es aquella cuyas instituciones no humillan a las personas”[3], frente a la crisis de moral pública que experimenta México, gracias a su clase política decadente, la respuesta debe provenir de la sociedad, y como el propio Margalit reafirma el concepto de tal manera que lo sigue reforzando: “La idea de una sociedad civilizada es un concepto microético que atañe a las relaciones entre individuos, mientras que la idea de una sociedad decente es un concepto macroético vinculado a la organización social en su conjunto”[4].

Este concepto de Sociedad Decente, es el que se ajusta al momento que está viviendo la sociedad mexicana, ya que su indignación hacia la clase política en su conjunto y con los partidos políticos, la está situando en un ámbito de impulsar una nueva moral pública y sobre todo que no le permitirán al Estado mexicano una humillación institucional más.

Dado lo anterior, Podemos Ciudadanos Democráticos presenta en esta era postideológica de la política 7 ejes temáticos a desarrollar en el país, a través de esta plataforma electoral:
1.      Combate a la corrupción,
2.      Seguridad Ciudadana,
3.      Agua,
4.      Medio Ambiente,
5.      Movilidad Sostenible,
6.      Conectividad, y
7.      Desarrollo.



Una Agenda Legislativa Independiente Mínima para enfrentar las crisis

Política

1.- Nueva Constitución Política para la vida democrática

De 1917 a febrero de 2015 se realizaron 216 Iniciativas de Decreto que modificaron 593 artículos constitucionales; esto es que para evitar un proceso de desconstitucionalización como el ejercido hasta ahora, es pertinente festejar el centenario de la constitución política con un nuevo ordenamiento constitucional, ello como la culminación de una larga e inacabada Reforma del Estado.

2.- Modernización del Poder Legislativo
2.1 Reformar la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos y el Reglamento de la Cámara de Diputados para que los Diputados Independientes puedan conformar grupo parlamentario, integrar comisiones, presentación de iniciativas de ley. Es decir desempeñen con normalidad su trabajo legislativo.
2.2 Desaparición del Fuero Legislativo.
2.3 Reducción de Comisiones Legislativas.
2.4 Crear la Comisión de Ética Parlamentaria.
2.5 Rediseñar al Congreso de la Unión, con la reducción de 100 Diputados Federales de Representación Proporcional y 32 Senadores de Primera Minoría.  

3.- Sistema Electoral  
3.1 Segunda vuelta electoral para darle mayor legitimidad a los gobiernos
3.2 Que el financiamiento de los partidos políticos, el 30% que se mantenga de manera igualitaria, y que el 70% se les otorgue por el número de votos obtenidos
3.3 La obtención del registro de un partido político que sea del 3%, el 4% acceso a prerrogativas y el 5% ingreso a las posiciones de representación proporcional
3.4 Sanción económica a los electores que no asistan a votar, ello de acuerdo a su nivel de ingreso
3.5 Revocación de mandato



Economía democratizadora de mercado

4. Empleo y bienestar social
4.1 Destinar el 3% del PIB para ciencia y tecnología, y con ello el país empieza una ruta hacia la economía del conocimiento.
4.2 Crear dos tipos de tributos directos y redistribuidores: un impuesto directo y regresivo sobre el consumo personal de cada ciudadano, y un impuesto sobre el patrimonio, sobre todo en lo que atañe a herencias y donaciones.
4.3 Reducir las tasas bancarias para que favorezcan el desarrollo de la pequeña y mediana empresa, con énfasis para los jóvenes emprendedores.
4.4 Fortalecer el desarrollo económico local, enfatizando la vertiente de la mesoeconomía a través de presupuestos etiquetados. 
4.5 Diseñar fondos como una vía adicional de movilización productiva del ahorro, bien podrían ser los de la previsión social, administrados bajo un régimen de autonomía empresarial y responsabilidad financiera.



Una Política Social que combata la inequidad

5. Combatir la pobreza
5.1 Se propone que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), evalúe a los becarios del Programa de Prospera, con lo cual podría contribuir a elevar la calidad educativa, misma que incrementaría la productividad.
5.2 El Programa Oportunidades de 2008 a 2013, recibió préstamos por 5 mil 253.7 millones de dólares del Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con plazos para su pago de entre 16 y 25 años. Por lo que se propone hacer una reingeniería del programa, como podría ser, el otorgar becas según la deserción escolar que se presenta en cada región del país: de primaria en zonas rurales, y de educación media en zonas urbanas.
5.3 Aumentar el presupuesto para la Producción Social de Vivienda.
5.4 Reforma fiscal progresiva que reduzca la presión tributaria sobre los productores familiares campesinos e indígenas.
5.5 Aumentar el presupuesto hacia las 59 Zonas Metropolitanas.



Conclusiones

Finalmente esta propuesta de Agenda Electoral Independiente a implementar en el Congreso de la Unión, en primera instancia busca el fortalecimiento del Estado mexicano, en donde plantea alternativas al complejo proceso de globalización en el cual está inmerso el país; sobre todo busca el replantear el proyecto democrático frente al intento de regresión autoritaria, esta nueva figura en el entorno político, como lo es la candidatura independiente tiene que atreverse a concebir nuevas políticas públicas, a discutirlas y consensarlas.

Quiero recordar lo que escribió mi amigo Manuel Camacho Solís en 1998 en el prólogo del libro “Una alternativa practica al neoliberalismo” de Ciro Gomes y Roberto MangabeiraUnger, porque es pertinente recordarlo en estos momentos: “Lo que es indispensable es construir las nuevas instituciones que permitan reducir el dualismo económico y social, acelerar el crecimiento, hacer de la educación una prioridad nacional y restablecer niveles elementales de seguridad personal y jurídica. Lo que se necesita es un Estado mejor concebido, fuerte y democrático que haga posible una mayor equidad, libertad y justicia”[5].

Debo reconocer que la política es el arte de lo posible desde lo deseable, y quizá esta actividad que dejó de ser noble en México, no debemos de dejar que a las y los ciudadanos sólo observen a la política como una especie de administración de la decepción pública, por eso el camino es la construcción de ciudadanía y en esa dirección se encuentran los esfuerzos en las nuevas vías de participación política.

El compromiso de un candidato independiente es transformar el poder político bajo la ética del perdón, enfrentar de mejor manera a las culturas políticas no democráticas, ser perseverante en su actuar para construir un mejor país y sobre todo una Sociedad Decente.  



21 de marzo de 2015
Xalapa, Veracruz











[2] Por supuesto no todas las candidaturas independientes, ya que hay personajes que militaban hace unos meses en el PRI y fueron “conversos” a las candidaturas independientes, obvio que hay toda la intención de “prostituir” esa nueva figura política, al presentarse como comparsas electorales.
[3]AvishaiMargalit. La sociedad decente, España, Paidós, 1997, p. 15
[4]Ibid.
[5] Ciro Gomes, Roberto MangabeiraUnger. Una alternativa practica al neoliberalismo, México, Océano, 1998, p. 15   

Editor

Publicada por Martín Flores Contreras en martes, abril 07, 2015. Archivada en , . Sigue nuestras publicaciones vía RSS RSS 2.0. Apóyanos para mejorar. Deja un comentario.

Por Martín Flores Contreras en martes, abril 07, 2015. Archivada en , . Sigue nuestras publicaciones vía RSS RSS 2.0. Deja un comentario

0 comentarios for "PLATAFORMA ELECTORAL (UNA AGENDA LEGISLATIVA INDEPENDIENTE MÍNIMA PARA ENFRENTAR LAS CRISIS)"

Leave a reply

Más vistos