Lo Último

Fecha publicación: jueves, marzo 19, 2015
Publicada por Martín Flores Contreras

DE GRANDES LIDERES


*Carisma o Actuación
*La Diversión de JLP
Por Rafael Loret de Mola
- - - - - - - - - - - - - - - - -

Con la efeméride de la expropiación del petróleo, misma que cambió, en definitiva, el destino económico y político del país –el social no porque, por desgracia, el oro negro, mal administrado, no alcanza para iniciar con él siquiera la “cruzada por el hambre” anunciada por el presidente enrique peña nieto-, surge en paralelo la esfinge del general Lázaro Cárdenas del Río, sin exclusivas partidistas como pretendieron los dirigentes priístas durante varias décadas. Y pocos sabían que el ilustre personaje, precisamente, rechazó su credencial como priísta –la número dos, después de la del entonces presidente Manuel Ávila Camacho- porque consideró innecesario el cambio de siglas sin una verdadera reestructuración de estatutos que asumieran una tendencia vanguardista, con objetivo visionario como él era.
Pasamos la celebración con los hilos cambiados. Hay una división seria –no profunda porque suelen los priístas no ser demasiado audaces cuanto se enfrentan al poder presidencial, únicamente cuando quien ocupa Los Pinos es de su misma filiación-, dentro de algunos de los actores principales del partido en el poder, precisamente por la desazón causada por el anuncio de una modificación estructural que tienda, precisamente, hacia la derecha como si la segunda alternancia hubiera estado profundamente contaminada o condicionada a otra clase de intereses reñidos con el patrimonio nacional. Y así lo perciben no pocos mexicanos conocedores de nuestra epopeya histórica.
Lo que más me disgusta, en esta hora incierta, es observar a quienes ahora defienden la propiedad de la riqueza energética de México que es, claro, de los mexicanos desde 1938. Un cuarto de siglo nos separa aún del centenario, pero hoy recordamos que hace setenta y siete años desterramos a las compañías inglesas que habían forzado las cosas para explotar sin remedio a los petroleros mexicanos; como ahora siguen siéndolo los mineros y otros grupos a quienes las injusticias y los tratos inhumanos parecen haberlos detenido en el lejano principio de la centuria anterior. Una vergüenza para una nación dotada de tantos recursos naturales al punto de que Adolf Hitler, dispuesto a apoderarse del mundo, puso su mirada en nuestro territorio y pronunció una sentencia terrible:
--México sería la mayor potencia del mundo... si la gobernáramos los alemanes.
Fue una bofetada contra nuestro nacionalismo que supo a poco bajo los estruendos de la Segunda Guerra Mundial y la tardía participación del mexicano Escuadrón 201 con el que sumamos las pobres fuerzas militares de nuestro país a una contienda con tintes de Apocalipsis; sin embargo, nuestro petróleo se revaloró y pudimos, todos, salir delante de la precariedad que sembró en el “primer mundo” aquella conflagración mundial. La pregunta es: ¿por qué, entonces, nos quedamos rezagados? Y la respuesta única es a causa de la corrupción infinita que degrada a los hombres públicos y también a quienes la toleran. En buena medida, la amnesia colectiva nos coloca en este nivel por desgracia.
Por ejemplo, hace justo una semana, el presidente peña anunció en Londres, a bombo y platillos, su disposición para ofertar, regalar, los recursos de nuestro subsuelo dada la baja en el valor del petróleo, de la mezcla mexicana del crudo. La reforma respectiva no fue suficiente porque los interesados no previeron la caída y se amontonaron pidiendo los contratos ofrecidos; apenas ahora se nos habla de que “los primeros acuerdos” se darán en junio acaso después de cerrarse los mismos en Gran Bretaña a la sombra del glamour. Otra vez, retornó peña de un periplo internacional con saldos rojos, muy lejanos a las expectativas originales. Como mandatario, en la perspectiva diplomática, es todo un perdedor aunque se sienta aristócrata.
Son tantos los absurdos que quien enarbola la bandera del nacionalismo petrolero, la gran tesis del general Cárdenas mantenida en alto por su hijo Cuauhtémoc con enorme dignidad, esté en manos de sujetos turbios, oportunistas si bien con conocimientos de causa entre iletrados que no conocen la historia ni se interesan por la idiosincrasia de los mexicanos. Bien dice el refranero popular: “en tierras de ciegos, el tuerto es rey”. Y esto es, ante la incultura manifiesta de quienes integran buena parte de la clase dirigente –incluyendo al llamado “primer mandatario” en funciones de primer mandante-, la razón por la cual un tránsfuga especulador, refugiado en la ahora “inmunidad legislativa” –un mero maquillaje al antiguo fuero-, como el cobarde represor y asesino manuel barttlet díaz, sea el garante principal para asumir el rol de defensor de las riquezas energéticas que fueron entregadas al pueblo de México en su conjunto. Por tanto, es a esta misma comunidad a quien debió consultarse, fuese por plebiscito o como consecuencia de una consulta general seria y no tendenciosa, si proceden o no las medidas gubernamentales asumidas a discreción como si el gobierno no tuviera nada que explicar, salvo a toro pasado, a eso que se denomina “soberanía popular”, asentada en la Carta Magna y completamente inútil en la praxis política.
Si, de verdad, el presidente peña hubiera estado dispuesto a transformar, y no sólo administrar, al país, debió comenzar con una premisa fundamental: la democracia. Porque es obvio que las reformas discrecionales de 2013 afectan los intereses de todos y no son suficientemente explicadas ni consensuadas por la mayor parte de la democracia, acostumbrados los miembros de la clase en el poder, cualquiera que sean sus filiaciones, a que una minoría se impone a las otras minorías sin alcanzar, desde 1988 –con un fraude escandaloso de por medio- la mayoría oficial para validar el mandato residencial. Ya pasaron veinticinco años, lo mismo que nos falta para celebrar el centenario de la expropiación petrolera salvadora –no quiero ni pensar lo que sería este país sin esta medida vanguardista aún ahora-, desde que se registró a un supuesto ganador, tras la caída dl “sistema” de cómputo armada por el mismo execrable bartlett de nuestro relato anterior, contra la manifiesta oposición de gran parte de los mexicanos y las evidencias contundentes de la abyección electoral que posibilitó la usurpación del poder a manos de Carlos Salinas, condenado sin remedio por la historia.
No se confunda peña nieto. El salinismo huele muy mal todavía, aun cuando se presenta a quien fue la primera dama en ese tiempo, Cecilia Occelli González, maltratada y ofendida cien veces por su consorte, como una de las consejeras de Angélica Rivera Hurtado –apellido, el segundo, que la conecta con el ex mandatario miguel de la madrid hurtado-, la actriz que voló como las gaviotas de Selma Lagerloff –léase “El Viaje de Nils Holgersson a Través de Suecia”-, sin otro merecimiento que la cercanía como imagen del Estado de México y los mensajes publicitarios elaborados por Televisa –ahora también alborotada con la intención de abrir más canales de televisión y la competencia abierta con los extranjeros-. El presidente, por tanto, dejó de ser mediático confiando en el carisma propio de los mandatarios, acaso olvidado durante el deplorable mandato de calderón –minúsculas-. 
Y ya que hablamos de la crónica reciente, no olvidemos que fox no se atrevió a implementar la reforma energética, aunque la armó con la ayuda de Luis Téllez Kuenzler, el de la mirada turbia y escrutadora, sabihondo por naturaleza, y está en fase de un nuevo giro. Quizá este mismo día; o mañana o dentro de una semana. Las tendencias hacia allí van sin que los mexicanos pudiéramos, siquiera, haber opinado al respecto. Una cosa queda clara: la soberanía popular está sepultada. ¿Podrá revivir?
Debate
El carisma no siempre va acompañado de la personalidad; mucho menos del liderazgo. Tomemos como ejemplo al general Lázaro Cárdenas del Río, quien a más de cuarenta años de su muerte sigue siendo referente indispensable para entender y sopesar la historia contemporánea y, sobre todo, la defensa de la soberanía nacional. Ganó el respeto internacional porque su mano jamás tembló ante las tentaciones corruptoras de las empresas petroleras del exterior. Y el pueblo le correspondió donando hasta gallinas, cuanto podía, para pagar la deuda por las indemnizaciones a los antiguos dueños con chistera y frac cortado con casimires británicos. 
Cárdenas fue un líder de principio a fin; lo fue cuando optó por exiliar a Plutarco Elías Calles terminando de lleno con el “maximato”; también al consolidar la figura presidencial –aunque ello fuera el numen del presidencialismo asfixiante que llegó después-; y, finalmente, al enfrentarse a los consorcios del exterior porque tenía detrás a toda una sociedad dispuesta a resistir los embates de fuera defendiendo cuanto era y es mexicano. 
El carisma es otra cosa: caer bien, caminar con majestad, sonreír al saludar y prestancia, representar a México con la cabeza en alto y asumir algunas decisiones de fondo, como la aprehensión de la “novia de Chucky” que se le revirtió a peña al no terminar con la mayor parte de los “intocables” a los que sentenció alegando su inexistencia en México. ¿Y los obispos defraudadores, como Onésimo Cepeda?¿Y los demás líderes sindicales, Carlos Romero Deschamps el primero, con mayores riquezas que “la maestra” encerrada?¿Y los ex gobernadores ladrones? Bueno, en fin, ¿y las primeras familias que han sido y son? No basta con regaños o desplazamientos semánticos; urgen las acciones y estás no llegan a veintisiete meses y medio de haber asumido la Presidencia.
La Anécdota
En materia de seductores, peña y josé lópez portillo van a la cabeza en la crónica de estos tiempos. Al segundo le entrevisté, varios años antes de su deceso, cuando aún vivía en su casa de la célebre “colina del perro” en Cuajimalpa de la que fue expulsado por su mujer, Sasha Montenegro –de acuerdo a su nombre artístico-. Le dije:
-Señor presidente –el trato siempre se guarda a quienes han ocupado la silla del águila, cuando menos durante su gobierno nos divertíamos mucho con sus andanzas detrás de algunas faldas...
Esperé una reacción cuando menos incómodo; a cambio de ello me dijo, sonriente:
--La verdad: yo me divertía bastante más.
Pero fue aquella frivolidad la que nos hundió. Recuérdelo el señor peña nieto... cuando la agenda sexual ya va muy adelantada.
- - - - - - - - - - - - - - - -
E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com.mx
Búsquenos en Facebook con VIDEOS y MENSAJES cada día.
MÉXICO REQUIERE UN LÍDER, NO UN DEMAGOGO MÁS. ALGUIEN QUE AGLUTINE Y POR QUIEN VALGA LA PENA SALIR A LAS CALLES PARA SEGUIRLO. HACE DOS AÑOS VIMOS EL SOBRIO ESPECTÁCULO DE LOS FUNERALES DE CHÁVEZ, EL VILIPENDIADO DICTADOR DE VENEZUELA. QUERÁMOSLO O NO FUE UN LÍDER. ¿SABEN POR QUÉ? SENCILLO: MESIÁNICO O LOCO, COMO QUIERAN LLAMARLE, DEFENDIÓ LA SOBERANÍA DE VENEZUELA AUNQUE NO TODAS SUS ACCIONES FUERAN TRANSPARENTES. Y ESO VALIÓ PARA QUE ALLÍ, ENTRE LOS SUYOS, GANARA LA HISTORIA... QUE ESTÁ PERDIENDO SU SUCESOR, NICOLÁS MADURO, PORQUE ÉSTE CARECE DEL CARISMA Y DE CAPACIDAD DE DIRECCIÓN.

Editor

Publicada por Martín Flores Contreras en jueves, marzo 19, 2015. Archivada en , . Sigue nuestras publicaciones vía RSS RSS 2.0. Apóyanos para mejorar. Deja un comentario.

Por Martín Flores Contreras en jueves, marzo 19, 2015. Archivada en , . Sigue nuestras publicaciones vía RSS RSS 2.0. Deja un comentario

0 comentarios for "DE GRANDES LIDERES"

Leave a reply

Más vistos